El cuerpo como estado soberano

¿Cuántas veces el cuerpo deja de ser un asunto de la persona que lo posee? En especial, si esa persona es una mujer. El autor escocés Thomas Carlyl decía que «la esencia divina nos es revelada en el cuerpo». Años más tarde y con un enfoque radicalmente distinto, el Nobel de Literatura Henri Bergson afirmaba lo siguiente: «nuestro cuerpo es un instrumento de acción». 

Y entre esas dos visiones, la contemplativa y la más funcional, muchas personas en el siglo XXI intentan ubicarse. Muchas mujeres intentan ceder el menor terreno posible ante críticas, halagos y otros juicios que convierten sus cuerpos en objeto de comentario público. 

Hoy se sientan a una mesa Raquel Riba Rossy, Diana López Varela y Henar Álvarez para reflexionar sobre la soberanía del cuerpo femenino. La moderadora Susana Santaolalla empieza de forma directa: ¿cómo os sentís con vuestro cuerpo, os sentís en armonía?

Con total honestidad responde Henar Álvarez, autora del bestseller La mala leche (Planeta, 2020): «Ahora sí me siento en plena armonía [...]. La verdad es que siempre he estado delgada pero da igual. Porque al ser mujer siempre parece que puedes exigirte más o estar más delgada o que hay cosas que mejorar». 

La historia de Raquel Riba Rossy —conocida como Lola Vendetta en redes y una de las autoras de Voces que cuentan (Planeta Cómic, 2021)— es la de una persona que poco a poco ha ido «reclamando lo que veía cada mañana frente al espejo», dejando de lado las exigencias estéticas. Como la autora explica, ella y su cuerpo se han convertido en un un equipo: «si por ejemplo me sentaba al lado de una persona y se me tensaban todos los músculos de la espalda, pensaba igual estoy paranoica». Con el tiempo ha aprendido a escuchar sus señales, a leer toda la información que le proporciona y a darle crédito por todo lo que le permite hacer. 

Y sobre funcionalidad habla también Diana López Varela, autora de Maternofobia (Península, 2019), No es país para coños (Península, 2016) y una de las plumas invitadas en Voces que cuentan (Planeta Cómic, 2021). Comparte sin pudor sus sensaciones tras haber sido madre: «por primera vez desde que soy adulta no estoy a gusto con mi cuerpo. Estoy en pleno post-parto y no me reconozco. Y sé que es un problema. Pero aparte de la parte física… es que no me siento funcional».

¿Existe un periodo de convalecencia tras el parto? ¿O se sigue exigiendo al cuerpo de la mujer?

Al menos en cuanto a referentes mediáticos, Henar Álvarez tiene claro que sería el segundo caso: «desde que tengo uso de razón, recuerdo a famosas que tras el parto, a los tres días, salen en fotos en pelotas diciendo que está todo OK. O directamente en el hospital, maquilladas en mitad del parto». Sobre la irrealidad y disparidad en las exigencias cuando se trata de un cuerpo femenino, afirma Diana López Varela: «que te digan que eres fea, que estás gorda... es igualmente violencia. Es como que te den una hostia». ¿Cómo enfrentarse a situaciones como ésta? Raquel Riba Rossy afirma que precisamente ése es el problema, que «tenemos miedo a la aprobación social de la gente». Y es ahí donde nos tenemos que centrar más, en la «necesidad de aceptación de una misma». 

Romper con esos moldes pre-establecidos y ver las cosas desde otro punto de vista es precisamente lo que Henar Álvarez defiende para las mujeres del siglo XXI: que tengan referentes en mujeres actuales —ya sean humoristas, autoras de cómic u otras artistas— que puedan ayudarlas a aceptarse a sí mismas y a su cuerpo. 

Porque como decía Raquel Riba al inicio de esta charla, «por educación y por exigencia externa» estaba «totalmente desconectada» de su cuerpo y de las señales que le daba. Ahora ha establecido una nueva relación con él y ha reclamado su soberanía. Y, como lectores, no se nos ocurre mejor plan que empaparnos de voces críticas, de obras que transcurren en los márgenes de lo socialmente aceptable, para reivindicar nuevas formas, formas más sanas, de ser mujer en nuestros días. 

Valora este artículo