¡Bienvenidos a Player Two! Manual para padres jugones

Aún recuerdo, como si fuera ayer, cuando mi padre, muy serio, me dijoen la cocina de casa que cuando llegase a la universidad me olvidaría porcompleto de los videojuegos. Pues bien, he pasado los cuarenta y sigo esperandoque se cumpla su profecía. Sin embargo, mi afición se mantiene intacta. Si no potenciada,ya que cuando le dedico el poco tiempo del que dispongo, lo hago por purapasión.

Los videojuegos me han acompañado durante toda mi vida. Al igual quelo han hecho el cine, la literatura o la música. Cada una de ellas desempeñandoun papel importante en el camino de convertirme en la persona que soy. A travésde los videojuegos he vivido historias únicas, he sufrido derrotas dolorosas yme he emocionado al vencer a rivales imposibles. En mayor o menor medida, casitodos hemos vivido estas experiencias en algún momento. Hemos conectado con lamagia que desprenden los videojuegos.

Ahora que soy padre, utilizo toda esa experiencia para comunicarme conmis hijos a través de mis aficiones. Y los videojuegos, junto con el cine, esla más importante de ellas. Un medio que me ha enseñado desde entretenimientossencillos con mecánicas absorbentes, hasta obras que me han hecho reflexionar omaravillarme. No se trata únicamente de jugar con mis hijos, sino de guiarlosen un medio repleto de toda clase de propuestas. Y las historias sobre cómoempezamos a jugar a videojuegos y las primeras recreativas a las que jugamospueden formar parte de ese nexo de unión entre dos generaciones aparentementemuy distantes.

Muchos padres apenas tienen unas horas a la semana reservadas para elocio. Y muchos, pese a que querrían volver a jugar para revivir lo que estánviviendo en ese momento sus hijos, se enfrentan al enorme muro que supone noentender nada de lo que está pasando en un medio que antes controlaban a laperfección. Con este libro, espero poder ayudarte para, al menos, recuperar enla medida de lo posible una afición que creías perdida. Por muy complejo queparezca, no estamos tan lejos de las recreativas o de quedar en casa de tusmejores amigos para jugar a Street Fighter II en Mega Drive.

Sin embargo, este no es un librode pedagogía infantil. Es más bien una recopilación de mis experiencias como gamer y padre. Así que te lo puedestomar como los consejos que te daría un buen amigo, que sigue jugando y queconfía en los videojuegos como fuente de creatividad, aprendizaje y diversión.Pero todo esto, por supuesto, sin dejar de lado los peligros a los que seenfrenta tu hijo en el videojuego moderno, como la toxicidad online, elconfundir videojuegos con productos exclusivamente para niños o la importanciadel autocontrol a la hora de jugar y gastar en según qué juegos gratuitos.

Espero que con este libro puedasconvertir el videojuego en una actividad familiar, sana, creativa y, en lamedida de lo posible, educativa. Porque el objetivo del videojuego no es otroque el de plantearnos retos que superar, historias que vivir en primera personao situaciones que nunca experimentaremos en nuestras vidas.

Preparad los mandos. Poned vuestro juego favorito y elegid el modo de dos jugadores. ¡Bienvenido a Player Two!

Guillermo Tato

Player Two es un divertido tutorial de Guillermo Tato para padres jugones, editado por Minotauro. En librerías a partir del 18/2/2020.

Valora este artículo